Somos padres e hijos luchando una batalla diaria y que nunca termina

Somos padres e hijos luchando una batalla diaria y que nunca termina

Por: Laura Flores Jimenez ,

Única y especial…como él.

Me convertí en madre de Esteban, cuando todavía era una adolescente, no tenía idea ni conciencia de lo que la vida y el destino tenía programado para mí.

Cuando a los 4 meses fuiste a parar al hospital por una meningitis bacteriana muy avanzada ni siquiera sabía que existía eso.

Después de tu ardua lucha por la vida durante 2 meses, por fin llegó el día en que el doctor se dirigió a mí con las 2 clásicas noticias: la buena y la mala.

¿la buena?… Lograste salvarte, aún cuando el pronóstico era nulo. “un milagro” dijo el médico.

¿La mala?…

Secuelas graves donde ahora serás una “persona especial “

O sea con discapacidad total.

No caminarás

No hablarás

Retraso mental severo

Autismo secundario.

Y poca esperanza de una larga vida.

“Mucho trabajo, pero confío en que por ser usted casi una niña, podrá con el paquete: además se ve usted inteligente” dijo el doctor.

Y nos fuimos a caminar por la vida tomados de la mano y unidos por el corazón.

Tú siendo un bebé y yo una niña.

Años pasamos de terapias, hospitales, doctores, estudios, enfermedades.

Pero un día se logró ¡caminaste!

Comenzaste a balbucear y tratar de comunicarte y conseguiste inventar un lenguaje que es muy nuestro y sin igual. Cada uno de tus logros lo he agradecido infinitamente y lo valorado.

Hemos transitado por etapas en las que a veces me rindo.

Y me quiebro, sobre todo cuando pasan las crisis agresivas en lugares públicos y con el morbo y la insensibilidad de la gente. Hemos sido burla, por tu retraso.

Hemos sido compadecidos, “Por pagar algún pecado”, dicen.

Hemos sido sacados de lugares públicos por tu actitud de berrinche, que genera “temor” a las personas.

Muchas veces me he tenido que pelear cuando alguien ha dicho algo despectivo sobre ti, o me han cuestionado por sacarte a la calle y “entorpecer” la vida de los demás.

Pero nada de eso es más grande que mi amor por ti.

Nadie sabe todo el amor noble que hay dentro de ti.

Que te gusta la música y bailar.

Que te gusta nadar y el mar.

Que el espagueti y el mole es tu platillo favorito

Que tú amas de manera sincera e incondicional

Que eres un ser sin maldad.

Que a final de cuentas veniste a la vida, a enseñar.

Hoy, lucho todos los días por darte una calidad de vida y todo el amor que mereces por haberme convertido en esta mujer tan fuerte.

Hoy, Tienes ya 31 años.

Sé que hoy eres más fuerte y más alto que yo.

Salimos a la calle tomados de la mano.

La gente aun juzga y se sorprende como siempre.

Muchas veces piensan que somos pareja y recriminan con la mirada, mi condición “cougar”.

No saben, ni se imaginan que somos una madre y un hijo luchando una batalla diaria, hombro a hombro y que nunca termina.

Hoy, miro a los que comienzan su carrera y les digo:

Fuerza

Valor

Coraje

Fortaleza

Fe

Corazón

Y si se puede…

Te sentirás cansado, pasaras etapas con miedo, habrá días negros, pero el amor en los ojos de tu hijo te recompensará y un día …Dirás como yo:

Todo. Absolutamente todo. Valió la pena.

Conoce más

Historias